¿Os ha pasado alguna vez que las actualizaciones de Windows no os permiten trabajar con el ordenador durante un rato?

En esta ocasión queremos contaros una experiencia negativa. Se trata de las licencias y las actualizaciones de Microsoft que, como ya les hemos comunicado, en nuestra opinión pueden gestionarse mejor. Os contamos el problema que hemos tenido y cómo podéis solucionarlo.

Tenemos un contrato Open value subscription que nos permite hacer nuestras instalaciones de Windows, Office, Project, Visio, etc. Las licencias son conocidas como claves MAK. Pues bien, con todos los productos activados y en regla, al actualizarse automáticamente la versión de Windows 10 (y mira que hemos intentado resistirnos y decir una vez y otra al sistema que no), los productos han dejado de estar activados. Hemos tenido que realizar una nueva activación y hemos “consumido” una licencia. Y como tenemos muchas aulas, Microsoft nos ha dicho que hemos superado el número máximo de licencias que tenemos asignadas.

Solución: llamar a Microsoft licencias (VLSC 900 99 49 10), explicarle el problema para que nos asignen más licencias MAK y poder funcionar.

Pero existe una solución más elegante: solicitar una clave KMS y montar un  servidor interno de licencias. De este modo todos los equipos del colegio se activan contra nuestro servidor y no con Microsoft. Ya os contaremos como construir paso a paso un servidor KMS.

En todo caso, queremos animar a Microsoft para que mejore en la gestión de las licencias y en las actualizaciones automáticas, de modo que no haya estos problemas de activación por la actualización de sistema o esperas en momentos cruciales.

 

 

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Porfavor introduce tú comentario!
Pon tu nombre aquí